Skip to main content

Psicópata integrado: ¿cómo detectar al enemigo?

 Psicópata integrado, ¿el enemigo en casa?

Con la edad, la imaginación suele dar paso a la sensatez y nuestros temores se vuelven más racionales. Dejamos de buscar el monstruo bajo la cama y nos convencemos de que aparece solamente en las películas. Y que la gente peligrosa es la que sale de noche en los barrios de mala reputación. Sin ser conscientes de que a veces el peligro nos mira con los ojos del marido encantador, la madre coraje o el amigo leal. En este artículo os descubrimos la figura de un tipo particular de psicopatía.

Se calcula que los psicópatas suponen el 1-2% de la población total, es decir, una de cada cien personas tiene una psicopatía y es muy probable que hayas encontrado a alguien así en tu vida. Alguien que, a primera vista, puede resultar carismático y encantador, pero que al cabo de un tiempo se revela como amoral, egocéntrico, mentiroso, incapaz de ponerse en el lugar del otro y de sentir remordimientos. Si te suena, posiblemente se trataba de un psicópata integrado.

¿Qué es un psicópata integrado?

El psicópata sabe que es diferente y, por este motivo, cual camaleón, trata de mimetizarse con el entorno para no llamar innecesariamente la atención. No experimenta emociones como la culpa, la empatía o el amor y por eso necesita simular dichos sentimientos. Y sin duda la mejor forma de conseguirlo, es observando el comportamiento, las reacciones y los gestos de los demás. Si fuese por él, bostezaría en los funerales, pero parece que por alguna razón eso no está bien visto…

Además, cambia de humor frecuentemente y tendrás que jugar a los dados para adivinar cuál será su estado de ánimo en los próximos 5 minutos. Probablemente te contará que ha tenido un pasado doloroso, con engaños frecuentes por parte de los demás y es por ello por lo que no tiene personas realmente cercanas y que no se deja conocer fácilmente. La verdad es que no establece amistades porque simplemente no tiene la misma necesidad de apego que los demás.

Su vida íntima suele ser frívola y poco estable y las relaciones que mantiene tienen un objetivo muy definido, “obtener beneficios”. No será capaz de apreciar ninguna de tus virtudes, no le interesa lo responsable, divertido o ingenioso que seas. Mientras le sirvas para sus propósitos, estará cerca y cuando ya no le seas útil, dejara de cogerte el teléfono o cortara la relación atribuyéndote la culpa de la amistad frustrada.

No se responsabiliza de sus acciones, intentará quedar como víctima y si por casualidad te pide disculpas, lo hará porque le conviene o de forma que te sientas culpable: ¨La culpa es mía por creer demasiado en ti y pensar que eres una persona generosa y comprensiva. La próxima vez que necesite un préstamo se lo pido a alguien que sepa lo que es no tener dinero¨. Y acabas sumando otro cero más a su deuda.

Otro ejemplo, muy evidente de psicópata integrado, es la figura de esa persona que desde el primer día que llega a una empresa deja claro que él llegará lejos. Misteriosamente, un tiempo después, comienza a escalar puestos dentro de la organización de la empresa dejando a su paso un reguero de víctimas colaterales, personas que nunca sabrán que fue él quien les destrozó la vida o que sabiéndolo no podrán hacer nada contra esta persona.

¿Cómo reconocer a uno?

A esas alturas ya te estarás dando cuenta de que el psicópata no es un personaje ficticio, sino alguien muy real que puede convertirse en un problema grave para tu bienestar psicológico. Sobre todo porque suele ser un experto en el chantaje emocional y el abuso. Por supuesto, no te darás cuenta de ello inmediatamente. El psicópata trata de causar buena impresión en los demás, al principio se muestra amable y simpático, confiando en un encanto superficial que al cabo de algún tiempo se diluye.

Este encanto se debe en gran parte a las historias que cuenta, siendo las mismas fantasías exageradas, a menudo rozando el surrealismo. Y cuando te descoloca por las contradicciones, le pides explicaciones, y él da la vuelta a las cosas, intentando integrar los elementos que no cuadran en la historia o simplemente resulta que ¨no te has enterado bien¨. Y tampoco le importa tanto si le pillan en una mentira, ya que no conoce la vergüenza o los remordimientos.

Suele dar la impresión de muy seguro de sí mismo, tiene claros rasgos narcisistas y se considera superior a los demás, para él eres solamente un peón. Y el resto deben dejarse dirigir, ya que son muy inferiores. Para conseguir lo que quiere intentara manipularte, amenazarte y, finalmente, hacerte la vida imposible. Igual que tú, conoce las normas morales y de convivencia, pero no las respeta. Y enfrentarse a alguien sin frenos, totalmente ajeno a la culpa, nunca es recomendable.

Una de las creencias populares es que los psicópatas son violentos, pero la verdad es que no les hace falta emplear la fuerza física para conseguir lo que quieren de ti. Pueden usar distintas formas de maltrato psicológico como controlar lo que haces, ligar con otras personas delante de ti, amenazar con suicidarse, aislarte de tu familia, amenazar tu propiedad o mascotas, etc. Y sí, son conscientes de lo que están haciendo, de que lo que hacen va a hacer daño y que quieren hacerlo.

Por ello, lo mejor que puedes hacer es no enfrentarte a él. Es importante que le dejes claro que tienes carácter y que no te dejaras manipular, pero evita las confrontaciones. No olvides que tienes delante una persona sin límites morales que puede llegar muy lejos, con tal de hacerte daño. Y si hay algo que le puede frenar, no es tu sufrimiento, sino las consecuencias negativas que tendrían sus acciones para él (ir a la cárcel, quedarse sin trabajo, etc.). Y no intentes cambiarlo, no lo hará.

¿Cómo detector a un psicópata integrado?

Esperamos que el artículo qué es y cómo detectar al psicópata integrado os haya parecido interesante y que os sea de utilidad a la hora de reconocer este lobo y quitarle la piel de cordero. En los próximos meses seguiremos ampliando la información sobre este perfil de persona que se encuentra entre nosotros esperando el momento más adecuado para actuar y hacernos daño para conseguir sus objetivos. También, hablaremos de su diferencia con otros perfiles o algún otro tipo de psicopatía.

4 ideas en “Psicópata integrado: ¿cómo detectar al enemigo?

  1. Hola José, aunque nosotros en el blog seguiremos la línea tradicional del campo de establecer una diferencia entre ambos perfiles, los autores más destacados en este campo señalan que en la actualidad ambos conceptos serían homólogos. Piensa, que en la práctica, ambos podrían estar perfectamente integrados, ser hábiles desde el punto de vista de lo social y valerse de sus habilidades para conseguir sus objetivos. Esperamos que esto conteste a tu pregunta. Un saludo.

    1. Hola Edith, la verdad es que para poder ayudarte habría que hacer una evaluación previa para conocer con detalle la situación, y ver cuáles son las recomendaciones a partir de ahí. Un saludo.

Los Comentarios están cerrados.