Skip to main content

Terapia para dejar de fumar

Terapia para dejar de fumar

El tabaquismo se ha convertido en una de las adicciones más extendidas y peligrosas, y hoy en día es uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de múltiples enfermedades. Dado el alcance de su impacto negativo en la salud, paliar el tabaquismo se ha consolidado como uno de los principales objetivos del personal sanitario, incluidos los psicólogos. Todo esto ha hecho imprescindible el desarrollo de paquetes terapéuticos eficaces que permitan abordar en profundidad esta problemática tan severa. De hecho, nuestros psicologos madrid han dedicado años de su vida a perfeccionar sus habilidades terapéuticas para el tratamiento de este problema.

La terapia más eficaz para dejar de fumar

En esta línea, la evidencia científica apunta a que las técnicas basadas en la terapia cognitivo-conductual son las que permiten obtener mejores resultados en el tratamiento psicológico del tabaquismo. Su eficacia demostrada las convierte en la elección más lógica a la hora de conseguir la deshabituación tabáquica y mantener los resultados alcanzados a lo largo del tiempo. Este paquete terapéutico busca principalmente dotar al paciente de los recursos necesarios para afrontar la dependencia del tabaco y enseñarle las habilidades necesarias para no volver recaer.

Así, informar sobre los peligros que conlleva el tabaquismo para la salud, el síndrome de abstinencia y las situaciones de riesgo que desencadenan la conducta de fumar es de suma importancia para concienciar y familiarizar al paciente con su situación. Por otro lado, aprender a manejar emociones desagradables como la ansiedad, la ira o la tristeza facilita el control impulsos y mejora el pronóstico de cara a posibles recaídas. En este sentido, se recomienda el uso de técnicas de relajación que suelen resultar muy útiles a la hora de trabajar el autocontrol.

El entrenamiento en resolución de problemas es otra estrategia terapéutica importante, dado que permite aprender a enfrentarse a las dificultades derivadas de la situación de forma más adaptativa. La reestructuración cognitiva, por otro lado, sirve para corregir algunas ideas y  expectativas erróneas del paciente acerca del consumo de tabaco y el síndrome de abstinencia. Tanto esta, como el resto de técnicas ya mencionadas han demostrado su eficacia a lo largo del tiempo, sin embargo últimamente se ha puesto de moda otra forma de combatir este hábito.

Alternativas a la terapia tradicional

Así, en los últimos años muchas personas han empezado a apostar por los cigarrillos electrónicos como alternativa a los de verdad. Sin embargo, en terapia su consumo puede concebirse solo como otro paso más hacia el abandono completo del tabaco. Es decir, durante el tratamiento se puede cambiar al cigarrillo electrónico para facilitar el proceso de deshabituación, pero su consumo seria con carácter temporal y como una forma de acercamiento al objetivo final. La meta última consistiría dejar tanto el tabaco como los diferentes productos sustitutivos.

Terapia psicológica para dejar de fumar

Hay que ser conscientes de que la terapia para dejar de fumar suele ser un proceso largo donde la persona puede tener varias recaídas antes de alcanzar la abstinencia continuada. A pesar de que la terapia cognitivo-conductual puede ser considerada un paquete terapéutico de relativamente corta duración, es posible que la persona necesite más tiempo para abandonar totalmente el habito. Sin embargo, mediante el aprendizaje de las habilidades necesarias la deshabituación tabáquica se convierte en un objetivo muy alcanzable.