Skip to main content

5 mitos sobre la hipnosis clínica

5 mitos sobre la hipnosis clínica

De acuerdo con la definición que nos ha dado la división treinta de la American Psychological Association (APA) la hipnosis se podría definir de la siguiente manera: «el proceso supone un proceso durante el cual al sujeto se le administran sugestiones que fomentan experiencias imaginativas (…). Es decir, es una técnica terapéutica que consiste en inocular sugestiones de respuesta para producir cambios en la percepción, emocionales, alteración de sensaciones, en la forma de pensar o el comportamiento del sujeto. Si la persona responde en concordancia decimos que “ha sido hipnotizado”. Aunque, por supuesto, hay personas que responden peor que otras a estas sugestiones y, por lo tanto, podríamos decir que son menos hipnotizables.

Mitos y falsedades sobre la hipnosis

Uno de los principales problemas que nos encontramos al hablar sobre esta cuestión es que mucha gente relaciona el proceso con un espectáculo. Esta confusión se debe, en parte, a que su uso clínico se ha desarrollado en paralelo a su vertiente más popular (p. ej., programas de televisión, exhibiciones de mentalismo, parapsicología, etc.). Ciertamente este emparejamiento de la hipnosis con las ciencias ocultas ha contribuido a abrir el cajón de la falsedad, estos mitos han sido rápidamente aceptados por la sociedad, y hoy forman parten de nuestra cultura.

En este contexto, surgen un sinfín de preguntas, que con frecuencia los especialistas nos vemos obligados a responder. ¿Cualquiera puede ser hipnotizado? ¿me pueden sumir en trance en contra de mi voluntad? ¿alguien puede obligarme a hacer algo que no deseo mientras estoy hipnotizado? ¿seré consciente de lo que me rodea mientras estoy en trance? Es por esto, entre otros motivos, que me he animado a redactar este artículo divulgativo sobre los mitos que se ciernen sobre la hipnosis clínica. Os lo cuento a continuación.

1.- La hipnosis no es como estar en un sueño

Desde los estudios científicos a la experiencia y el feedback que recibimos los profesionales al aplicar esta técnica, sabemos que el paciente piensa, siente y es plenamente consciente de todo lo que rodea a este estado de sugestión. Por lo que, la hipnosis no implica la pérdida de entendimiento.

2.- El terapeuta no tiene ningún poder especial

Las habilidades que convierten a una persona “normal” en un profesional capaz de utilizar esta técnica, están totalmente relacionadas con una cuestión de habilidades del propio psicólogo, dicho de otra forma, se puede aprender. En esta misma línea, la investigación nos informa de que no existen diferencias significativas en lo referente a las características de un buen hipnotizador, frente a uno que no lo sea, más allá de sus habilidades, por supuesto.

3.- El sujeto siempre dirá la verdad bajo trance

Está empíricamente contrastado que el estado de sugestión no incrementa «per se» la veracidad u honestidad con la que el sujeto responde. Asimismo, también es rotundamente falso que bajo hipnosis se puedan recuperar recuerdos borrados. Por desgracia, esta técnica favorece que se recuperen recuerdos tanto correctos como distorsionados. Por tanto, el material recordado puede ser poco preciso.

4.- La voluntad del sujeto se anula durante la hipnosis

Numerosos estudios demuestran que ningún sujeto bajo estado de hipnosis va más allá del límite que ellos mismos consideran aceptable. Por lo que, las personas no suelen infringir sus propios valores morales o normas éticas a petición del hipnotizador.

5.- Las sugestiones pueden ser peligrosas

No hay evidencia de que la hipnosis pueda resultar peligrosa para el paciente, siempre que sea conducida por un profesional cualificado y con experiencia. La idea de que crea dependencia, de que te puedes quedar colgado si eres interrumpido, o que supone una pérdida de gobierno para el sujeto; son imágenes folclóricas alimentadas por la superchería y el desconocimiento. En este sentido, este procedimiento es más como emplear una lente de aumento, la importancia es la experiencia del sujeto y la capacidad del terapeuta para manejar esa situación durante la intervención.

Falsedades sobre la hipnosis clínica

Con el artículo de esta semana espero haber contribuido a despejar las dudas sobre los mitos de la hipnosis clínica, que la mayoría de las personas tienen en la actualidad. De la misma forma, este tipo de contenidos divulgativos persigue el objetivo de ofrecer información real sobre estas técnicas, de forma que podáis ser más conscientes del trabajo que los psicólogos especialistas en salud realizamos en la consulta. Si tenéis cualquier pregunta al respecto, no dudéis en contactar con nosotros o dejarnos un mensaje más abajo.